El movimiento feminista en este país a denominado al “etnoporno” como la nueva manera de explotar sexualmente a mujeres indígenas en México. Los casos de los cuales se encuentran registros específicamente en el Estado de Chiapas.

El “etnoporno” la nueva modalidad explotación sexual a las mujeres indígenas en México

Las mujeres indígenas del Estado de Chiapas están siendo víctimas de una forma de explotación sexual conocido como el “etnoporno”. Esto fue denunciado por el movimiento feminista Mexicano.

https://www.youtube.com/watch?v=FoIbldjVt6c

Esta nueva forma de explotación consiste en grabar a las mujeres indígenas realizando alguna actividad sexual y luego los vídeos son posteriormente comercializados.

Se acusa de estar detrás del etnoporno a un grupo denominado “Chamula Power” quienes tendrían algún tipo de relación con el grupo criminal los Zetas.

Los videos son vendidos en un mercado popular en San Cristóbal de las casas, uno los lugares más visitados por los turistas

El “etnoporno” otra modalidad de explotación sexual en México

La mayoría de las mujeres indígenas son de las etnias Tzotziles y Tzetzales.

Un reportaje hecho por el Huffingtonn Post de México demostró, que actualmente las mujeres indígenas son víctimas de estos grupos criminales quienes las utilizan para obtener dinero.

Patricia Chamdomí especialista en violencia de genero explicó que “Los que compran este tipo de pornografía lo hacen porque les causa fascinación o morbo una persona indígena”

Además aseguró que estas personas “Quieren ver como se ejerce la dominación a un grupo de por sí ya oprimido históricamente”.

Algunas mujeres lo hacen para sobrevivir

Lo que más preocupa al movimiento feminista es que algunas de las indígenas son menores de edad, quiénes bajo los efectos del alcohol son violadas y  no están al tanto que están siendo grabadas.

Muchas de las víctimas aceptan realizar estos videos porque son muy pobres y buscan mediante esta forma ayuda económica para sobrevivir

Martha Figueroa fue una de las activistas que descubrió estos vídeos pornográficos cuando viajo a Chiapas y visitó el mercadillo de San Cristóbal.

Martha se percató del título de los vídeos que son escritos a mano en una caratula blanca dicen: Indias Calientes, Indias en el monte y Chamula XXX.

Las leyes mexicanas establecen que por distribuir o comprar esta clase de videos las personas pueden ser condenados a 20 años de prisión.

Las autoridades junto al movimiento feminista están investigando esta forma de explotación sexual que vulnera a la mujer indígena.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Ingresa tu nombre